Entrega gratuita a partir de 80€
Fabricando colonias desde 1969
WhatsApp 695 577 302

SPRINT: Perfume y Memoria

SPRINT: Perfume y Memoria
24 mayo, 2018 BORJA MERINO
Por Blog

memoria-emocional

Más de la mitad de mi vida la he vivido en el mundo de los perfumes. Mi trabajo siempre ha girado en torno a los buenos olores.

El olfato es uno de los sentidos que, una gran parte de la gente, solo utiliza para oler bien o mal, pero que educándole, puede llevarnos a disfrutar de un sinfín de aromas.

Por otra parte, el olfato está intimamente ligado a la memoria, por ello un perfume nos puede llevar a rememorar a personas, lugares, situaciones o momentos.

Este pequeño preambulo me lleva a contaros como, un buen día, se me ocurrió crear un perfume para la persona que más queria, mi esposo. Comencé mezclando esencias: amaderadas y musk para el fondo, verdes y anisadas para el corazón, y aromáticas y balsámicas para la salida. Trás el correspondiente proceso de fabricación y maceración, dió lugar a un perfume que me pareció iba a encajar con la persona a quien queria sorprender.

Este perfume lo bauticé con el nombre SPRINT, me gustaba un nombre corto y sonoro, pero también quería que representara energia, vida activa y saludable.

sprint_gr

¡SPRINT le encantó!

Bueno, a él y a muchas otras personas también, por lo que me convencieron para comercializarlo y que otros pudieran disfrutar de ese olor. Durante mucho tiempo, aunque a mí me pareció escaso, SPRINT perfumó el día a día de nuestra vida juntos, a la vez que se expandia con cada frasco que se vendía en la tienda.

Un mal día, como muchos sabeis, él nos dejo, y aunque pueda parecer una tontería, Sprint se fué con él.

Decidí dejar de fabricar más unidades de aquel aroma, no había una explicación racional pués el perfume tenia su clientela pero les fuimos cambiando de fragancia cuando se agotaron los últimos frascos.

Dicen que el tiempo cura las heridas, yo creo que en parte es verdad y en parte mentira, a mí me ayudaron a curarlas tres poderosas razones para seguir viviendo: mis hijos.

Un día, un cliente/amigo, que era muy fan de SPRINT, me dijo que yo había superado muchas cosas en mi vida, muchas dificultades y que, por qué no iba a superar una más para volver a fabricar su colonia y hacer felices a los clientes que la añoraban. Lo estuve pensando algún tiempo y, al fin, me decidí a recuperar de nuevo el perfume. No fué fácil, pues a pesar de haber pasado tiempo, cada vez que huelo ese aroma, me vienen a la memoria muchos recuerdos que solo hoy, con el tiempo,  puedo disfrutarlos.

No quiero resultar demasiado empalagosa, un perfume puede proporcionarnos instantes mágicos, triste o alegres, pero siempre mágicos.

Y esta es la pequeña historia de un pequeño perfume que, para mí siempre será eterno.

María Díaz

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*